VIRGEN DE BELÉN

GÉNERO: Leyendas de Vírgenes
CÓDIGO: 5.2
PROVINCIA-COMARCA: BADAJOZ-LA SERENA
LOCALIDAD: CABEZA DEL BUEY








SINOPSIS(VB-CA-RD): Unos pastorcillos llevan sus ovejas a una fronda de un arroyo y, al ir a beber uno de ellos, ve reflejada en el agua una bellísima señora sonriente. Al mirar no ve a nadie. Pasa lo mismo al día siguiente, pero ahora la ven los compañeros, sólo que ahora la ven no sólo en el fondo del agua sino también sobre las encinas. Difunden el prodigio, y la gente acude al lugar señalado. También se dice que por eso las bellotas llevan grabadas la imagen triangular de la Virgen.
Otra versión: En épocas muy remotas, antes de la invasión árabe, pasando de careo unos zagalillos a pastear como de costumbre con sus ovejas a este lugar de frondosos árboles y rumorosas fuentes, uno de ellos fue a beber a una de ellas y vió reflejada en el agua una bellísima señora que le sonreía. Quiso cogerla, pero no pudo. No dijo nada creyendo que se trataba de una ilusión óptica. Otra vez que igualmente pasaron a comer en el mismo, enseguida se acercó a la misma fuente y...ˇasombro! Allí estaba la maravillosa mujer. El pastorcillo se quedó paralizado por la emoción, cosa que llamó la atención de sus compañeros, los cuales acudieron a ver que le pasaba, y éstos también vieron la imagen en el fondo del agua; pero alzaron la vista y la señora estaba entre las encinas, quedando igualmente maravillados. Instintivamente cayeron de rodillas y se pusieron a rezar. Por la noche comunicaron a sus familias el insólito suceso, corriendo rápidamente la noticia por la zona. Y empezaron a acudir la gente a este lugar, a hacer rogativas sobre sus problemas, se produjeron milagros, e hicieron una ermita dedicada a la Virgen Santa María. Existe la creencia que por el mismo motivo de este acontecimiento, algunas encinas de estos parajes dan el fruto con la silueta de la figura de la Virgen grabada en sus bellotas.

CLAVES-COMENTARIO: Posesión templaria . La conseja del niño que ve reflejado algo equívoco en la luna se relaciona con los cuentos de simples y bobos. Puede ser el transplante o localización de un viejo patrón folklórico. La tradición cuenta que en este lugar se apareció la Virgen a los pastores. La leyenda dice que la imagen primitiva había sido tallada en la madera de un olivo del huerto de Getsemaní y traída por El Temple o posteriormente por monjes de Tierra Santa.

Volver